Cargando...
  • Muralla Púnica
    Cripta de San José
  • Muralla Púnica
    Restos de la Muralla Púnica
  • Muralla Púnica
    Sala de exposición

Muralla Púnica  Muralla Púnica

En la Muralla Púnica te adentrarás en uno de los episodios más importantes de la historia del Mediterráneo, las Guerras Púnicas entre cartagineses y romanos. Conocerás el legendario pasado de Qart Hadast fundada por el general Asdrúbal en el 229 a.C. y su yacimiento más significativo, la muralla, de los pocos restos cartagineses hallados en España.

Además, junto a la muralla, podrás contemplar la cripta funeraria de la ermita de San José construida en los siglos XVI y XVII. Sus paredes ofrecen un programa pictórico muy peculiar, las Danzas de la Muerte.

Entrada general: 3'5€

Entrada reducida: 2'5€
* Compra on-line, menores de 12 años, estudiantes hasta 25 años, Carné Joven y Carné Joven +, desempleados, pensionistas, jubilados, discapacitados, familia (2 o más adultos + 2 o más menores de 12 años), carné de familia numerosa y grupos a partir de 20 personas.

Entrada gratuita:

  • Menores de 3 años.
  • Guías turísticos oficiales.
  • Socios del Club Cartagena Puerto de Culturas (excepto actividades).
* Para beneficiarse de la tarifa reducida o gratuita, los visitantes deben acreditarlas con documentación válida y en vigor.

  COMPRA ONLINE

Duración estimada: 30 minutos

Horarios de visitas guiadas: 

  • Temporada alta
           11:00, 12:30, 17:00 y 18:30 horas
 
  • Temporada media
11:00, 13:00 y 17:30 horas
 
  • Temporada baja
           11:00 y 16:00 horas
 
*Los horarios de visitas guiadas podrán sufrir modificaciones. Consulten en destino.

  Normativa de Visitas Guiadas (PDF - 434,11 KB)

Visita teatralizaza "Astérix y los locos romanos"

Astérix ha llegado a la Muralla Púnica en su viaje a Hispania, busca la pócima mágica que poseían los cartagineses. Necesita pequeños ayudantes para desvelar el secreto de cómo los locos romanos conquistaron Carthago Nova. Para ello, los niños tendrán que descifrar el código de Cesar, convertirse en escudos de tortuga, descubrir donde está escondido Aníbal y finalmente jugar una loca partida en un trivial gigante que nos dará la respuesta de la pócima mágica de los súper poderes.

Más Información

 

Descubre Qart-Hadast

Nos trasladaremos a los orígenes de Cartagena para conocer quiénes fueron Asdrúbal, Aníbal y Escipión el Africano o cómo era la ciudad en época púnica.

Más Información

 

De Qart Hadast a Carthago Nova

Un taller perfecto para repasar la historia de la Cartagena clásica, desde la fundación púnica por los cartagineses hasta el esplendor vivido durante el período romano. Realizado en colaboración con el CPR de Cartagena.

Más Información

 

Al Ataque

Conoce la evolución de las fortalezas de Cartagena y qué armas utilizaban los ejércitos que defendieron la ciudad a lo largo de su historia. Realizado en colaboración con el CPR de Cartagena.

Más Información

 

Accesibilidad

El turismo para todos es uno de los objetivos primordiales de Cartagena Puerto de Culturas. Estamos trabajando para garantizar el acceso al mayor número de visitantes. En la actualidad, la Muralla Púnica ofrece a sus visitantes con necesidades especiales las siguientes facilidades:

  • Ha eliminado las barreras arquitectónicas a través de rampas, suelos acristalados y balconadas para permitir la visión total de sus restos desde el piso superior.
  • Aseos adaptados.
  • Audiovisual con subtítulos (español e inglés) y voz en off (español e inglés) para personas con discapacidad auditiva y visual.
  • Tarifa reducida a aquellas personas con discapacidad, presentando en taquilla la acreditación oficial correspondiente.
  • Acceso permitido con perro guía con la acreditación correspondiente.
Punto de información turística

Información personalizada y material informativo gratuito para la visita a la ciudad de Cartagena.

Contexto histórico

Las fuentes literarias y arqueológicas sitúan a los cartagineses en la Península y Baleares desde el siglo VI a.C. Esta temprana presencia púnica está relacionada más con asuntos comerciales que con una colonización propiamente dicha. La ocupación definitiva se produjo con la llegada de los Bárquidas en el siglo III a.C. tras la derrota cartaginesa frente a Roma en la Primera Guerra Púnica.

En este contexto se sitúa la ciudad púnica de Cartagena. Fue fundada por Asdrúbal en el 229 a.C. con el nombre de Qart Hadast - cuyo significado es "ciudad nueva" - sobre un asentamiento anterior, posiblemente ibero. El escritor griego Polibio (X, 10), realizó una magnífica descripción topográfica de Qart Hadast con motivo del asalto del general romano Escipión. La ciudad pronto se convirtió en la capital administrativa y política, almacén de armas y víveres y, sobre todo, en la base de operaciones y cuartel de invierno de los ejércitos. El lugar ofrecía numerosas ventajas para sus intereses: las minas para la explotación de sus preciados minerales, plata y plomo, los campos de esparto para la confección de productos textiles y aparejos marinos, las salinas para el comercio de sal y salazones.

Sólo unos veinte años duró la ocupación cartaginesa. En el 209 a.C. la ciudad fue asaltada y conquistada por los ejércitos romanos al mando de Publio Cornelio Escipión el Africano. El ataque se produjo por todos los frentes, mar y tierra, pero fue el realizado por la laguna interiro lo que le proporcionó la victoria final al estar desguarnecido. Tras dos días de asedio la ciudad tuvo que rendirse. El ejército romano obtuvo un cuantioso botín.

Muralla Púnica

Polibio en su Historia Universal hacía referencia a la impresionante envergadura de la muralla y a los continuos ataques de las tropas romanas en el mismo punto donde fue localizada. Estaría localizada en el istmo de la antigua península de Cartagena, entre las colinas de San José y Despeñaperros, donde también se situaría la puerta de entrada a la ciudad. Tuvo que ser construida tras la fundación de Qart-Hadast por Asdrúbal y, al parecer, reutilizada por los romanos en un primer momento de ocupación para después ser abandonada.

Se trata de un sistema de fortificación helenístico de tipo acasamatado, compuesto por dos muros paralelos de unos 10 metros de altura. Se organizaba en 3 alturas, dos primeras de casamatas y una última que correspondería al paseo de ronda. Para su construcción se emplearon bloques de arenisca local en el paramento exterior y, arenisca y adobe para el paramento interior. Todo iría enlucido con estuco blanco para protegerla de las inclemencias pero al mismo tiempo para darle una apariencia vistosa. Entre ambos muros se disponían las casamatas o estancias interiores que eran usadas como alojamiento de las tropas y como almacén de suministros y armamento. Supuestamente, la cubierta era de barro y entramado vegetal e iba sustentada por gruesas vigas de madera. Los restos hallados tienen una longitud de 30 metros, y en algunos puntos se han conservado hiladas de bloques con una altura de unos 3 metros.

Cripta de la ermita de San José

Durante las excavaciones de la muralla cartaginesa también es hallada una cripta funeraria perteneciente a la ermita de San José y reservada a los enterramientos de los miembros de la cofradía de San José. Presenta planta elíptica con una hornacina a modo de altar para la imagen del patrón en uno de los extremos y una escalera de acceso en el otro extremo. Probablemente una bóveda cubriría el espacio. En las dos paredes laterales se distribuyen 110 nichos caracterizados por ser alargados, con estrechamiento hacia el interior y muy angostos. Los cuerpos eran depositados en ataúdes de madera y con sus ajuares funerarios compuestos de medallas de santos o anillos, entre otras joyas.

Al parecer fue utilizada en varias ocasiones según se constata en su decoración pictórica. En un primer uso se realizaron trazos negros para enmarcar la embocadura y numerados para la identificación del enterramiento; y en una segunda fase, se realizaron las pinturas con la temática de las Danzas de la muerte, es decir, esqueletos bailando sobre sarcófagos y atributos de los poderes religiosos, políticos y sociales, en una clara referencia al triunfo de la muerte sin distinción de clases, con un marcado carácter moralizante y didáctico. Estas pinturas tuvieron que ser realizadas a principios del siglo XIX, momento final del uso funerario, ya que se promulga una normativa por la que se sancionaban los enterramientos intramuros, en iglesias y capillas. La iglesia sigue funcionando hasta que el terremoto de 1829 afecta seriamente sus estructuras desapareciendo cualquier vestigio del edificio pocos años después.

Puesta en valor

La construcción de un aparcamiento en el patio del antiguo Hogar-Escuela "La Milagrosa" en 1987 llevó consigo ambos descubrimientos. La dirección de las excavaciones corrió a cargo de Carmen Marín Baño y Miguel Martín Camino.

Tras su descubrimiento los restos fueron protegidos de las inclemencias del tiempo por una cubierta hasta 2003, año en el que se efectúa el proyecto arquitectónico definitivo. El proyecto, adjudicado en concurso por Cartagena Puerto de Culturas a los arquitectos José Manuel Chacón y Alberto Ibero, contempla una interrelación entre continente y contenido, es decir, el edificio recrea las dimensiones de la muralla facilitando la lectura de sus restos. Esta intervención también supone el acondicionamiento del acceso al centro a través de rampas, escaleras y una zona ajardinada.

El recorrido museístico:

  • Audiovisual. Recreación en 3D que adentra en la Cartagena del siglo III a.C. Vídeo realizado por la Fundación Integra.
  • Sala exposición. Una serie de paneles van explicando el mundo púnico, la fundación de la ciudad de Qart-Hadast por Asdrúbal en el 229 a.C. y la posterior conquista por el general romano Publio Cornelio Escipión en el 209 a.C.
  • La muralla. Se trata de los restos visitables más antiguos de la ciudad.
  • La cripta. Se construyó para la Cofradía de San José, siendo sus cofrades enterrados en los 110 nichos. Fue decorada con pinturas cuya temática es la "Danza de la muerte" muy en boga en esa época.
  • Las vitrinas. Seis vitrinas que muestran piezas halladas en las excavaciones, entre las que destacan fíbulas ibéricas, un exvoto cartaginés, monedas púnicas y romanas, y los ajuares funerarios de la cripta.
Bibliografía
 
  • Martín Camino, M. (2008). "Obsesión por "lo púnico": un enfoque histórico de Qart Hadast desde una perspectiva historiográfica". Cartagena Histórica 25, págs. 62-73.
  • Martín Camino, M. (2010). "Si quaeris miracula": la Muralla Púnica de la Casa de Misericordia (Cartagena) y la metamorfosis urbana del espacio del cerro de San José en la historiografía moderna". Mastia 9, págs. 79-109.
  • Martín Camino, M. y Belmonte Marín, J. (1993). "La muralla púnica de Cartagena: valoración arqueológica y análisis epigráfico de sus materiales". Aula Orientalis 11.2, págs. 161-171.
  • Noguera Celdrán, J.M. (2013). "Qart Hadast, capital bárquida de Iberia". Catálogo exposición temporal Fragor Hannibalis, Aníbal en Hispania, págs. 135-173.
  • Ruíz Valderas, E. y Madrid Balanza M.J. (2004). Las murallas de Cartagena en la antigüedad. Estudio y catalogación de las defensas de Cartagena y su bahía. Proyecto "Puertos antiguos del Mediterráneo", págs. 19-84.
  • Vallalta Martínez, P., Berrocal Caparrós, M.C., Hernández-Henarejos Jiménez, D. y López Rosique, C. (2007). "Cripta de la ermita de San José en Cartagena. Restauración de los nichos y las pinturas murales". Revista Mastia 6, págs. 145-163.
  • VV.AA. (2012). Cartagena Puerto de Culturas. Convirtiendo el pasado en futuro.



Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | + Info